29 junio 2020
Uruguay
elobservador.com.uy
Casino
Compartir

Cipriani denuncia que el gobierno uruguayo entregó de forma ilegal juegos online a la Banca de Quinielas

(Uruguay).- Presentó un recurso de revocación y otro jerárquico para revocar tres resoluciones, dos del gobierno anterior y una de esta administración

El grupo Cipriani (Fosara SA) presentó a través de sus abogados dos recursos para revocar tres resoluciones administrativas de la Dirección Nacional de Loterías y Quinielas porque entiende que le otorgó de forma ilegal la facultad de organizar el juego online a la Bancas de Cubierta Colectiva de Quinielas (Banca de Quinielas). 

El grupo, que está construyendo un hotel de lujo con casino en el predio del icónico Hotel San Rafel de Punta del Este, presentó dos recursos. Uno de revocación ante la propia Dirección de Loterías y otro jerárquico ante el Ministerio de Economía y Finanzas, del que depende la dirección mencionada. 

En el recurso de revocación, al que tuvo acceso El Observador, el grupo Cipriani plantea que se “revoquen las tres resoluciones impugnadas en todos sus términos por ser contrarias al orden legal vigente, nulas y haber sido dictadas con abuso de derecho y desviación de poder”. 

Dos de las tres resoluciones impugnadas fueron firmadas durante la administración de Tabaré Vázquez mientras que la última fue el pasado 27 de abril, con el nuevo gobierno ya en el cargo, según informó el portal Correo de Punta del Este y confirmó El Observador. 

La principal resolución es la de enero de este año que le da la facultad a la Banca de Quinielas de “administrar” los juegos de azar realizados en internet. El texto dice que serán organizados por la Dirección Nacional de Loterías y Quinielas pero que su administración y recepción estará a cargo de la Banca.

Los otros dos recursos, de febrero y abril, amplían y reglamentan las potestades de la Banca en ese rubro.  El Observador intentó hablar tanto con el abogado de Fosara SA, Pablo Monsuárez, como con el director nacional de Loterías y Quinielas, Ricardo Berois, pero ambos decidieron no hacer declaraciones. Berois aseguró que el equipo de abogados del organismo estaba trabajando en el tema. 

El Observador intentó hablar tanto con el abogado de Fosara SA, Pablo Monsuárez, como con el director nacional de Loterías y Quinielas, Ricardo Berois, pero ambos decidieron no hacer declaraciones. Berois aseguró que el equipo de abogados del organismo estaba trabajando en el tema. 

A inicios de 2019, cuando el grupo Cipriani presentó el proyecto al Poder Ejecutivo solicitó dos licencias. La tradicional de un casino presencial y otra para desarrollar el casino online. La respuesta del entonces secretario de Presidencia, Miguel Ángel Toma, los habilitaba para Miguel Rojo - AFP comenzar los procedimientos necesarios para obtener la licencia tradicional pero descartaba la posibilidad de internet. 

“Desde ya descartamos la prosperidad de un casino online, en cuanto la licencia de estos casinos, una vez que Uruguay opte por concederlas, requerirán del instrumento de la licitación pública”, decía la respuesta de Presidencia según cita el recurso presentado. 

El grupo siguió adelante con los trámites, se abrió la licitación a partir de la iniciativa privada para la licencia tradicional, se adjudicó y comenzaron las obras con la demolición del Hotel San Rafael. 

Sin embargo, cuando el grupo se encontró con estas resoluciones, que le otorgan a la Banca, una entidad de derecho privado, la posibilidad de administrar el juego online, decidió interponer los recursos en el entendido que era ilegal.

“Le concedió a la Banca de Quinielas, que es un sujeto de derecho privado, la autorización para administrar y recepcionar apuestas de juegos de azar online, sin utilizar el mecanismo de la licitación pública, lo cual contradice de forma manifiesta el ordenamiento jurídico vigente”, dice el recurso del grupo Cipriani. 

Además, el grupo Fosara entiende que el juego online en Uruguay, con la legislación vigente, es ilegal. La primera ley que hizo referencia al juego fue una de 1882 que aun continúa vigente. La ley 1.595 prohibía todo tipo de juegos y concedía excepciones. Con el paso del tiempo esa norma fue flexibilizada ya que los juegos de azar siguen estando prohibidos, excepto cuando los desarrolla el Estado por sí mismo o a través de particulares autorizados por este mediante el mecanismo legal de la licitación pública. 

Sin embargo, hasta entonces no hay mención a los juegos de azar por internet. Fue recién en 2002 cuando la ley 17.453 facultó al Estado “a organizar certámenes de pronósticos de Martín Cerchiari resultados deportivos internacionales y juegos de azar realizados en internet”. 

El Estado avanzó en la reglamentación de los pronósticos deportivos pero no en los juegos de azar realizados por internet. Recién en 2017, en la ley 19.535 y su decreto reglamentario (366/2017), se declara que los juegos de azar online están alcanzados por el principio de ilicitud de la ley mencionada de 1882. “Se interpreta que los juegos de casinos y salas, tales como póker, ruleta, slots, entre otros creados o a crearse, están absolutamente prohibidos en su modalidad a distancia (online, virtuales o semejantes)”, dice el artículo 244 y agrega que eso es sin perjuicio de los referido a las apuestas deportivas. 

“A partir de la vigencia de este artículo, es muy claro que “los juegos de azar realizados en internet” quedan alcanzados por el principio de ilicitud previsto en la ley 1.595, no pudiendo tampoco el Estado organizar o concesionar los mismos”, dice el recurso presentado por el Fosara SA. 

Además, la empresa plantea que en las resoluciones no queda claro cuál es el vínculo entre el Estado y la Banca para la administración de este rubro ni si pagará un canon por ello. El grupo también plantea que para obtener la licencia tradicional de casino, Fosara tuvo que realizar una inversión de US$ 150 millones.