30 julio 2020
España
expansion.com
Casino
Compartir

Odiseo, el centro de ocio de Murcia con la piscina volada más grande de Europa

(España).- Murcia puede presumir de tener la piscina con voladizo más grande de Europa (y segunda del mundo). La estructura, de 44 metros de longitud con 22 volados a 27 metros del suelo, es la joya de la corona de Odiseo, el modernísimo edificio firmado por el arquitecto Manuel Clavel que se inauguró en vísperas de la llegada del Covid-19 con la ambición de convertirse en el centro de ocio más singular de España.

 En sus 15.500 m2 alberga un casino, una sala de espectáculos, una discoteca, un sport bar y una amplia oferta gastronómica comandada por el chef alicantino Nazario Cano que incluye tres restaurantes, un bar y tres terrazas.

¿Se atrevería a bañarse en esta piscina? No se haga el valiente y responda raudo con un sí; no se deje llevar por las impresionantes fotografías que ilustran este reportaje; no se precipite, que la cosa tienen sus bemoles. Sumergirse en ella no es, desde luego, una buena idea para quienes hayan sufrido episodios de vértigo o tengan corazones impresionables...

Estamos hablando de una estructura de 44 metros de longitud por 2,10 metros de ancho, suspendida a 27 metros del suelo, con una longitud en voladizo de 42 metros, 21 por cada lado de la estructura que envuelve el edificio, que culminan en un mirador de cristal y con un óculo en el suelo de 1,50 metros de diámetro que aumenta la sensación de estar nadando sobre el vacío. Vamos, unas cifras que ponen un nudo en la garganta del lector más osado. Pero, si aún con ellas sobre la mesa, sigue respondiendo afirmativamente a la cuestión de atreverse o no atreverse, ya está tardando en ir a Murcia y visitar Odiseo. No existe nada igual en Europa y en el mundo sólo le supera en tamaño de volado la piscina del Marina Bay Sands, en Singapur.

El artífice de esta singular construcción, y del impresionante edificio que la alberga, es el arquitecto murciano Manuel Clavel. Él fue el primero en probarla y confiesa que tenía un ligero malestar en el estómago. Para la posteridad dejó la grabación del momento en un vídeo que ha tenido más de un millón y medio de visualizaciones. En él se ve cómo, con el edificio aún sin concluir y rodeado de andamios y obreros, se desviste y se adentra en el agua con tímida sonrisa mientras acierta a decir: "Está fría". "Reconozco que tuve que armarme de valor... Ser el primero implicaba cierta dosis de atrevimiento. Pero el creador tiene que estar dispuesto a probar su creación, a asumir el "riesgo" de inaugurarla, y una vez dentro comprobé que la piscina garantiza una experiencia extraordinaria que tiene que ver con el vértigo que produce nadar sobre la nada. Es como si volaras por encima del edifico con las vistas de unas montañas que se dibujan en fondo", describe Clavel con emoción. En su opinión, es algo que hay que vivir, porque "ningún vídeo ni Instagram puede transmitir cómo es esta experiencia de baño extrema ni la sensación que produce hacer algo que muy pocos han probado hasta ahora".

Un oasis a las afueras de Murcia

¿Y dónde decíamos que está semejante prodigio arquitectónico? ¿En Murcia? Pues sí, en Murcia. Odiseo se encuentra en la Avenida Juan de Borbón, 224, "en uno de los accesos a la ciudad, rodeado de vías de alta velocidad y en mitad de un paisaje dominado por vallas publicitarias y tótems de establecimientos comerciales", según describe la web de estudio Clavel Arquitectos. El diseño del edificio es radical: se compone de un zócalo de dos niveles decalados entre sí sobre los que cae una celosía de tubos metálicos que soporta el gran rótulo de Odiseo y cuya corona es la terraza atravesada por la piscina en voladizo. Su estructura quizás chocaría menos en lugares como Nueva York, Miami, Las Vegas o Dubai que en las afueras de Murcia. Pero el efecto sorpresa es absolutamente buscado.

Odiseo tiene una superficie de 15.500 m2 y se presenta como un centro de ocio global.

Desde su origen y concepción, este es un proyecto con vocación internacional: "Es una satisfacción comprobar que los clientes se quedan alucinados de que podamos haber hecho algo así en nuestra ciudad. Podría estar en cualquier gran city del mundo, pero lo hemos hecho en Murcia porque estamos convencidos de que ofrece todos los alicientes para conseguir que la gente se desplace a conocerlo. Si tú ofreces un producto de calidad, buen servicio, atención exquisita y un espacio singular, el público responde y está dispuesto a moverse para visitarlo. Odiseo es un proyecto sin precedentes en nuestro país que pone a Murcia en el mapa mundial", asegura Clavel, quien ha firmado proyectos internacionales de prestigio, como el restaurante Mix de Alain Ducasse en Dubai o la flag ship de Louis Vuitton en Miami.

Lo cierto es que cuesta encontrar referencias en el mundo de un espacio de similares características. En el imponente edificio de 15.500 m2 distribuidos en tres alturas encontramos una oferta de ocio global que puede disfrutarse 22 horas al día: desde las 9 de la mañana, cuando abre sus puertas para ofrecer desayunos en sus terrazas a madrugadores y trasnochadores, hasta las 7 de la mañana del día siguiente.

Una de las tres terrazas de Odiseo, en la que se puede comer o cenar.

Construido de manera sostenible y con protagonismo del agua y la vegetación para crear un ecosistema que defienda al edificio del clima de una de las ciudades con más horas de sol de Europa, en la planta baja, se encuentra el nuevo casino de Murcia, un sport bar con la pantalla curva más grande Europa y un restaurante de cocina nikkei denominado Pisco con capacidad para unas 60 personas. En la primera planta, comparten espacio una discoteca y un teatro donde se celebran dinner shows los fines de semana y que cuenta con un equipo artístico parte del cual se ha formado en el restaurante ibicenco Lío y en compañías como Yllana.

Los fines de semana se celebran dinner shows en el restaurante teatro de Odiseo.

Una planta más arriba, encontramos un bar, dos terrazas (en una se sirven comidas y cenas y en otra, copas) y dos restaurantes: "El primero funciona con carta, tiene capacidad para hasta 350 comensales y ofrece más de 180 referencias gastronómicas que vamos renovando para que el cliente siempre se quede con ganas de volver. El segundo es más gastronómico, tienen una capacidad para unas 35 personas y funciona entorno a dos menús degustación", explica el chef Nazario Cano, que ha conseguido desplegar en las diferentes propuestas de Odiseo todo el saber que le hizo merecedor de una estrella Michelin en El Rodat (Jávea). Por último, en la cima de se encuentra la terraza reservada para eventos privados donde se cocina en directo y se encuentra la emblemática piscina son sus 42 metros en voladizo.

El diámetro del óculo del suelo es de 1,5 metros.

Números a lo grande

Todas las cifras de Odiseo son tan mareantes como las que se refieren a su piscina. El edificio tiene una capacidad total de 2.000 personas (en época covid, aproximadamente la mitad para respetar las medidas de seguridad y distanciamiento social), emplea a 240 profesionales, entre ellos, 45 cocineros y una compañía teatral propia con más de 20 artistas fijos, y ha supuesto una inversión de 30 millones de euros. Detrás de semejante inversión está el Grupo Orenes, una de las mayores empresas del sector del ocio en España propietaria de 11 casinos, 21 salas de bingo, más de 300 salas de juego, más de 500 puntos de venta de apuestas y más de 30 establecimientos de hostelería y restauración.

La vinculación del Grupo Orenes con negocios relacionados con el juego, planteaba algunas dudas respecto al fin de Odiseo, que Manuel Clavel trata de disipar incidiendo en el concepto de ocio global frente al casino: "Hace cuatro años empezamos a hablar del proyecto y siempre tuvimos muy claro que debíamos ofrecer algo extraordinario. Queríamos crear un ecosistema de ocio adulto que ofreciera una nueva manera de entender el entretenimiento. Un único lugar donde se pudiera comer muy bien, relajarse tomando un cóctel en una terraza, bailar en una discoteca, ver un espectáculo, asistir a una exposición, disfrutar de un partido de fútbol...". El propio edificio está concebido para llevar al cliente de un espacio a otro y favorecer las estancias largas, como en el viaje homérico de la Odisea que inspira el nombre y forma de este lugar: "Puede recordar a Las Vegas en el sentido de que hemos creado un universo desde cero, pero realmente la superficie de casino apenas ocupa el 20% de Odiseo que, de hecho, empezó a funcionar sin juego. Es algo complementario y menor frente al resto de opciones de ocio. Aquí puedes venir 10 o 15 veces y tener cada vez una experiencia distinta", insiste Clavel.

Al fondo de la terraza, escultura del conejo Lucky que representa la imagen de Odiseo.

Nacer en una pandemia

Tras dos años de obras, el 28 de febrero Odiseo abrió por fin sus puertas con una gran fiesta de inauguración a la que acudieron numerosos rostros conocidos. Quién iba a pensar entonces, que apenas dos semanas después tendría que cerrar por el estado de alarma. Sin embargo, y pese al parón, las expectativas de futuro son buenas: "Fue un problema enfrentarnos a lo inesperado recién abiertos, pero contábamos con la ventaja de que fue muy fácil adaptarnos a los requerimientos de distancia social, porque tenemos una gran superficie y porque desde el origen la mesas estaban ya diseñadas para tener su propio microespacio que garantiza la privacidad y la distancia", señala Clavel.

Al fondo de la terraza, escultura del conejo Lucky que representa la imagen de Odiseo.

Por supuesto, los responsables de Odiseo hubieran preferido arrancar en mejores circunstancias a nivel sanitario y económico para el país, sin límites de aforos y con las cifras de antaño en cuanto a llegada de turistas, pero aseguran que. aún con covid y rebrotes. las facturaciones están siendo mejor de lo esperado: "No nos queda más remedio que convivir con esta cosa y al menos nosotros podemos enfrentarnos a ella con un edificio muy moderno que permite tener más control de cómo se usa, con muchas terrazas, con sistemas de ventilación avanzados... Tenemos muchas más herramientas para sobrevivir que un restaurante o un bar que sólo ofrecer una alternativa de ocio", añade el chef Nazario Cano.

Hay lista de espera y es imprescindible la reserva para comer en los restaurantes de Odiseo, así que si le apetece sumergirse en este oasis conviene que prepare su visita con cierto margen (en el contexto actual, sólo se admiten reservas telefónicas en el 649 22 22 22). En cuanto a la piscina y la terraza privada, también funciona bajo petición y, al menos durante el arranque del proyecto, será una zona reservada para eventos exclusivos: "La piscina genera una gran curiosidad pero queremos que se disfrute en acciones singulares para mantener su magia y su misterio. Hasta ahora grandes empresas y multinacionales han hecho en esta zona presentaciones o reuniones de alto nivel", confirma Clavel. La empresa no ha facilitado precios de lo que puede suponer reservarla puesto que "se irá viendo de forma personalizada".

La terraza en la que se encuentra la piscina se reserva para eventos exclusivos con cocina en directo del chef Nazario Cano.

Todo el diseño trata de ser una oda al Mediterráneo: las terrazas rodeadas de columnas son una versión contemporánea del Partenón, hay estancias decoradas con conchas, la iluminación está pensada para generar una experiencia inmersiva... "Odiseo parte de una reflexión sobre lo que significa el lujo en la actualidad, que no son materiales caros sino experiencias singulares y simbólicas. De ahí que cuidáramos el interiorismo y la decoración tanto como la estructura arquitectónica", incide Clavel.

La gastronomía como pilar

El arquitecto, con una gran trayectoria internacional y satisfecho ahora de ser profeta en su tierra, dibujó en el diseño original de Odiseo la piscina volada. Estaba convencido de que el proyecto necesitaba un elemento extraordinario y ambicioso que atrajera al público y permitiera disfrutar de algo único. Pero hubo dudas y fue con la construcción del edifico ya en marcha cuando se aprobó finalmente su realización. Sin embargo, nunca hubo dudas respecto al hecho de que la buena gastronomía debía de tener un lugar predominante. Ni sobre que Nazario Cano debía de estar al frente de las cocinas.

Confiesa que no fue fácil renunciar a su estrella Michelin ni a vivir cerca del mar. Pero al final "sucumbió" a los cantos de sirenas a diferencia de Ulises en la Odisea: "Cuando José y Arturo Trujillo, padre e hijo al frente del Grupo Orenes, vinieron a Jávea a contarme el proyecto y me ofrecieron visitar el edifico vi sus cimientos y pensé que iba a ser algo totalmente diferente y que iba a reunir un motón de formatos gastronómicos que me apetecía poner en marcha más allá de la alta cocina". Tras estos primeros meses, su valoración es más que positiva y asegura estar descubriendo secretos de la cocina murciana en el año en que la región ostenta la capitalidad gastronómica de nuestro país: "Me paso el día cocinando que es lo que más me gusta del mundo y solo tengo que coger un ascensor para pasar de hacer cocina nikkey a preparar un menú degustación".

En su opinión, el futuro de Odiseo es muy prometedor porque es el edificio anticrisis: "Reúne un montón de espacios y una oferta de precios muy amplia que parte de los 25 euros. En el gatronómico, por ejemplo, tenemos un menú de 60 euros y otro de 90, porque no queríamos que el precio pudiera ser un condicionante para que el púbico venga y repita. Lo que intento es hacer una carta diferente, que esté a la altura de lo especial que es este lugar; una carta que sorprenda y apetezca descubrir en cada visita".

¿Y respecto a la piscina: se atrevería a darse un chapuzón? "Cuando la vi pensé: ¡Yo no me baño ahí ni loco, ja, ja, jaj! Es una maravilla, pero para valientes", confiesa entre risas.

Imagen aérea de la piscina que, al apoyarse únicamente en dos núcleos centrales de hormigón, genera vuelos de hasta 22 metros de longitud.