14 septiembre 2020
Panama
panamaamerica.com.pa
Casino
Compartir

Unos 10 mil trabajadores de casinos de Panamá esperan retomar sus puestos

(Panamá).- Los operadores de las salas de juego y azar dicen haber invertido más de un millón de dólares en adecuaciones y restringirán el uso de máquinas traga monedas.

Desde hace seis meses la industria de juegos de suerte y azar en Panamá está detenida y aún sin fecha por reabrir, situación que afecta a más de 10 mil trabajadores de manera directa que mantienen contrato suspendido, sin contar los empleos indirectos.

Actualmente en Panamá operan 23 casinos completos, más de 30 salas de máquina tragamonedas, y 2 salas de bingo.

Antonio Alfaro, presidente de la Asociación de Administradores de Juegos de Azar (Asaja), señaló que los casinos que están dentro de los hoteles han cumplido con todos los requisitos de bioseguridad como los comités y se han hecho todas las adecuaciones para que no haya contacto entre los trabajadores y los clientes.

Durante todos estos meses los operadores de casinos y salas de juegos han invertido más de un millón de dólares en adecuaciones para prevenir la pandemia de la COVID-19.

"Estamos preparados para una reapertura, pero a la espera que el Ministerio de Salud y la Junta de Control de Juegos emitan la orden. La apertura de los casinos se hará con un control en el número de personas de acuerdo al tamaño de las salas de juego", explicó Alfaro.

Agregó que uno de los factores que influye en la reapertura de los casinos, es el ingreso de turistas y la apertura del Aeropuerto Internacional de Tocumen y obviamente de los hoteles.

En cuanto a las adecuaciones, Alfaro manifestó que el verdadero distanciamiento para cuando los clientes vayan a los casinos se hará una vez se active la máquina.'

"23 casinos completos se encuentran en Panamá, según últimas encuestas.
50% de personas, se permitirá en las mesas de juegos que son de seis o tres."

Por ejemplo, el cliente activa la máquina uno, por lo que la dos y la tres se desactivarán y la cuatro podrá ser utilizada por otro jugador, así se cumplirá con el distanciamiento de dos metros.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Junta de Control de Juegos (JCJ), Manuel Sánchez Ortega señaló que es importante que la industria del juego se reactive, tomando en cuenta que genera más de 10 mil empleos de manera directa, sin contar los empleos indirectos.

El pago anual de los salarios directos de los trabajadores de la industria representa para el sector un desembolso de 89.1 millones de dólares aproximadamente.

Los juegos de suerte y azar generan en Panamá más de 500 millones de dólares al año y aportan al Estado un monto superior a los 150 millones de dólares, entre participación al Estado y el Impuesto Selectivo al Consumo (5.5%), que está destinado para el pago de pensiones de la Caja de Seguro Social.

Adicional, esta industria invierte 45 millones de dólares anuales en alquileres de hoteles y locales comerciales.

Sánchez dijo que este sector tiene un extenso protocolo de bioseguridad con medidas sanitarias de prevención y control post coronavirus (Covid-19).

Agregó que las adecuaciones incluyen mamparas o separadores de acrílico entre máquinas y el distanciamiento de dos metros entre las mismas.

De igual manera, para salvaguardar la salud de quienes acudan a las salas de juego, se mantienen medidas como: toma de temperatura al ingresar, uso obligatorio de mascarillas, las cuales no se podrán retirar mientras se mantengan dentro de la sala de juegos, uso constante de gel alcoholado, desinfección de las máquinas cada vez que un cliente termine de jugar o cuando lo solicite y estará prohibido ingerir alimentos mientras el cliente haga uso de las máquinas tragamonedas, entre otras medidas de bioseguridad.

El Secretario Ejecutivo de la Junta de Control de Juegos manifestó también la importancia de promover el juego responsable, razón por la que el país cuenta con una lista de exclusión para las personas que sufren de ludopatía.

"Tenemos proyectado a futuro la creación de clínicas de ludopatía con atención psicológica, una iniciativa que fue solicitada por los operadores de casinos", resaltó Sánchez.