16 octubre 2020
Uruguay
elpais.com.uy
Casino
Compartir

Se profundiza el enfrentamiento entre la Dirección de Casinos del Uruguay y Vidaplan

(Maldonado).- La Dirección General de Casinos (DGC) presentó una denuncia penal contra un inversionista de la empresa Vidaplan S.A., que administra el Casino Nogaró de Punta del Este, por un eventual delito de justicia por mano propia, según confirmaron a El País fuentes del caso. La denuncia es el corolario de una historia de diferencias entre la empresa y el organismo, en el marco de la explotación conjunta que ambos realizan de la sala del Nogaró.

Cuando comenzó a funcionar ese sistema mixto, la idea era cerrar la sala de juegos de Punta Shopping que explota la Dirección de Casinos. Sin embargo, eso no solo no sucedió sino que fue ampliada varias veces desde 2013, al punto que la superficie supera la del Nogaró. En definitiva, se modernizó y agrandó el parque de máquinas tragamonedas.

Después, según la DGC, Vidaplan S.A. resolvió dictar una disposición que impedía a los funcionarios estatales ingresar al Casino Nogaró, y es por ese motivo que se presentó la denuncia ante la fiscal de Maldonado, Ana Roses.

La fiscal indagó a varias personas y solicitó a la Justicia la realización de una audiencia para el martes 13 en la que iba a pedir el procesamiento de un jerarca de Vidaplan S.A. por ese supuesto delito de justicia por mano propia. El abogado defensor del empresario solicitó una prórroga de la audiencia, la cual fue concedida. La nueva audiencia se hará el 28 de este mes, según dijo una fuente de Casinos.

El País intentó, sin éxito, ubicar a la fiscal Roses.

Las posturas.

Consultado sobre la denuncia penal formulada por la Dirección General de Casinos, Vidaplan S.A. envió a El País un comunicado en el que dice haber planteado a esa institución estatal sus dudas sobre las condiciones de reapertura del Casino Nogaró en plena pandemia.

La empresa informó a la DGC que si antes de la pandemia del coronavirus la actividad del Nogaró era “una operación a pérdida” para Vidaplan S.A., abrir en estas circunstancias se tornaba una situación “económicamente ruinosa”.

En tal sentido, la empresa le propuso al director de Casinos, Juan Anselmi, que se creara una mesa de diálogo para evaluar entre ambos la conveniencia o no de la reapertura.

“La única respuesta que se obtuvo fue una denuncia penal contra Vidaplan S.A. aduciendo que esta hizo justicia por mano propia al no poder ingresar al Nogaró los funcionarios de la DGC, para la reapertura del Nogaró. Es un hecho falso”, dice el comunicado de la empresa.

Y agrega: “Ningún funcionario de la Dirección de Casinos ni empleado de Vidaplan -excepto las autoridades de la Dirección que sí ingresan libremente- entraron al casino por la sencilla razón de que era innecesaria la presencia del personal al no reabrir el mismo”.

Vidaplan S.A. se quejó de la postura de Casinos. “Cero negociación a cambio de una denuncia penal tratando de imponer el cumplimiento por la fuerza de una resolución que fue recurrida administrativamente, y que, por lo tanto, aún ni siquiera está firme”, dice la empresa.

La resolución a la que refieren dice que la empresa Vidaplan S.A. debe cubrir todos los costos del casino -laborales, de seguridad, gastronomía, limpieza, mantenimiento y consumos de servicios públicos, entre otros-, e impone la reapertura “en forma inconsulta” con su socio. Vidaplan S.A. se opuso a hacerlo por considerar que la pandemia iba a implicar la asistencia de poco público y, por ende, una magra recaudación.

La firma advierte en el comunicado que siempre exteriorizó su voluntad de analizar la reapertura, pero Casinos se niega a entablar el diálogo con el inversionista privado, que además del Nogaró tiene un complejo hotelero cinco estrellas, y también invirtió en varios inmuebles de Montevideo y Punta del Este por varios millones.

En tanto, en el Juzgado de Paz de Maldonado se tramita un juicio ejecutivo contra Vidaplan S.A. por alquileres impagos desde hace tres años, dijo otra fuente del caso a El País.