11 enero 2021
Panama
prensa.com
Casino
Compartir

Se apostaron en Panamá $531,1 millones entre enero y noviembre del 2020

(Panamá).- El 12 de octubre de 2020, los casinos y salas de apuestas recibieron luz verde para abrir sus puertas luego de permanecer cerrados durante ocho meses, producto de la pandemia respiratoria del coronavirus (Covid-19).

Entre octubre y noviembre, estos  establecimientos reportaron apuestas por $143.9 millones, liderados por las salas de máquinas tragamonedas tipo A, que recibieron $129.8 millones.

Si se compara con octubre y noviembre de 2019, cuando las apuestas superaron los $355 millones, en los dos meses de crisis hubo una disminución de $211 millones.

Antes de la pandemia, las apuestas en juegos de azar sumaron $331.1 millones, cifra que no incluye las ventas de chances y billetes de la Lotería Nacional de Beneficencia.

En total, la Contraloría General de la República reporta que entre enero y noviembre pasados se apostaron $531 millones, lo que representa una disminución del 72% en comparación con los datos de 2019.

En total, en 2019 se apostaron $2 mil 116 millones, una caída del 4.2%, cifras parecidas a las reportadas en 2018.

Desde 2015, las apuestas en juegos de azar han ido cuesta abajo, tras crearse un impuesto del 5.5%, destinado para financiar el incremento salarial de los jubilados.

Con este impuesto, que deben pagar los jugadores, sin importar si ganaron o perdieron, se genera una recaudación de $53 millones al año.

A raíz de esta caída, más de 6 mil personas que laboraban en este sector perdieron sus puestos de trabajo ante el recorte implementado en el número de mesas de apuestas habilitadas.

Durante el cierre decretado este año por las autoridades de salud, los jugadores optaron por las apuestas en eventos deportivos que se realizaron fuera del país. Además, las apuestas en el Hipódromo Presidente Remón se desarrollaron en línea.

Entre abril y noviembre pasados, se recibieron más de $17 millones en apuestas relacionadas con eventos deportivos.

De acuerdo con la Contraloría, después del pago de premios producto de las apuestas, los operadores de juegos de azar, reportaron ingresos brutos de $104.7 millones entre enero y noviembre, una reducción del 70% en comparación con los números del periodo del año previo.