22 junio 2022
España
lainformacion.com
Casino
Compartir

Cordish vuelve a apostar por Torres de la Alameda para su proyecto de ocio

(Madrid).- La multinacional norteamericana, Cordish, eligió hace meses el terreno donde le gustaría levantar su 'megaproyecto' de casinos, sin embargo, la compañía no lo quería desvelar.

El lugar no será otro que el término municipal de Torres de la Alameda (al este de la Comunidad de Madrid). Unos terrenos donde -de tener el visto bueno- se construiría un 'Centro Integrado de Desarrollo' (CID) que no solo incluiría espacios de juego, sino también lugares de ocio, como restaurantes o cines. Además, supondría para la familia Cordish colocar la primera piedra de su proyecto en Europa y, también, materializar su gran sueño de penetrar en el mercado español, cuya entrada se le lleva resistiendo desde 2016, cuando presentó su primer proyecto al ejecutivo de la expresidenta Cristina Cifuentes

Así, y según confirma el propio alcalde de Torres de la Alameda, el socialista Carlos Sáez, a La Información, la multinacional norteamericana le ha trasladado que su prioridad "número uno" para levantar el proyecto es el municipio que dirige. "Ellos están enamorados de Torres. Para nosotros sería muy importante porque se crearían hasta 56.000 puestos de trabajo, 18.000 de ellos fijos. El que no trabajase aquí, sería porque no quiere. Además, este plan de Cordish nos situaría en el mapa. Hay que tener en cuenta que esto no es como un Eurovegas como se está vendiendo, el juego aquí solo sería un 10%. De hecho, el que hay en Aranjuez (Gran Casino Aranjuez) seguiría siendo más grande".

El alcalde asegura que esta futura construcción también va a servir para albergar convenciones de empresas y otros tipos de actos, como el próximo que se vivirá en la capital con la cumbre de la OTAN. Lo que supondría una competencia directa para otras instalaciones, como el recinto ferial de Ifema, que ha sido, sin ir más lejos, el que ha ganado la licitación para la celebración de los actos de dicha cumbre. No obstante, Saéz afirma que ahora están "expectantes" a lo que diga la Comunidad de Madrid. "Ojalá dependiera de nosotros. Hemos hablado con ellos (Cordish) y están esperanzados. Pero, a ver, porque la última vez también lo estaban y no salió".

Saéz apunta a motivos políticos -y no técnicos- la decisión que tomó la Comunidad, en ese momento presidida por Cristina Cifuentes. "Eran cosas absurdas. Los informes de Cultura decían que como no había un tablao flamenco -que es la idiosincrasia de España- no se podía llevar a cabo. En Hacienda nos dijeron que solo se iba ingresar 197 millones anuales y eso les parecía poco significativo. Luego yo me metí en el presupuesto de la Comunidad, y el dinero destinado al arreglo de las carreteras de toda la región para ese año estaba en ochenta y tantos millones". Unas críticas que Cordish ha tenido en cuenta. De hecho, el nuevo proyecto tendrá el tablao flamenco "más grande de Europa".

Pese a este rechazo, la compañía no desistió y -a los pocos meses- se puso a trabajar poniendo el foco en la nueva localización y la puesta en marcha del proyecto, una información que adelantó este periódico hace dos semanas. Desde un primer momento la compañía de EEUU rechazó situar el proyecto en el norte -y noroeste- de la Comunidad. La razón se debía a la cantidad de zonas naturales protegidas (como el parque de la Cuenca Alta del Manzanares o el parque del Curso Medio del Río de Guadarrama) y la alta explotación inmobiliaria (como Sanchinarro, que cuenta hoy con una población cercana a los 30.000 habitantes, y que hasta hace no mucho no era más que terreno rústico).

Los Cordish han optado por apostar, de nuevo, por la zona este de Madrid, en concreto, en terrenos cercanos a Torres de la Alameda, donde ya se situó el proyecto la última vez. Las causas de dicha elección se han debido a la poca explotación de los promotores y a la idea de 'desierto' que traslada la zona, muy parecida a la de Las Vegas. Esto último es clave porque permitiría al futuro centro integrado conseguir aislamiento: un objetivo clave para evitar externalidades negativas, como es el ruido que generaría para los vecinos de los alrededores.

Tras conocerse la noticia de que Cordish había enviado a la Comunidad de Madrid su propuesta de construcción, varios políticos se hicieron eco de la información. Cabe mencionar al líder de Más País, Iñigo Errejón -"Un gobierno que cierra centros de salud y abre casinos"-, el secretario de Movilidad Sostenible del PSOE de Madrid, Isidro Barqueros -"Ayuso está quemando las mismas etapas que quemó Aguirre solo que a una velocidad endiablada. Aguirre tuvo que usar la carta Eurovegas en 2012, 9 años después de llegar a la Presidencia. Ayuso recurre a ella en solo tres, ¿Nervios de cara a 2023?"- o el diputado socialista en el Congreso, Dani Viondi, "Eurovegas II. El regreso".