12 agosto 2022
Chile
df.cl
Casino
Compartir

Casinos chilenos niegan colusión y atribuyen baja participación en las licitaciones a ´daños económicos´ por la pandemia

(Chile).- En febrero la Fiscalía Nacional Económica (FNE) recibió una denuncia anónima por la formación de un supuesto cartel entre tres operadores de casinos: Marina del Sol, Dreams y Enjoy. La imputación apunta a que estas empresas habrían decidido no competir en las plazas licitadas por la Superintendencia de Casinos de Juego, con el objetivo de así poder ofertar al mínimo en cada proceso.

Esta acusación calzó justo el mismo mes en que Enjoy y Dreams solicitaron al organismo que los autorice para fusionar sus operaciones para transformarse en el principal actor de la industria.

“El menor interés mostrado por diferentes actores del mercado puede deberse al daño económico ocasionado tras permanecer 15 meses sin abrir”, sostuvo Dreams.

En estos seis meses, la FNE dio un paso firme en sus sospechas, por lo que tras recibir la autorización de la Corte de Apelaciones, efectivos policiales allanaron hace unas semanas las casas de altos directivos y ejecutivos de las empresas para incautar documentos, celulares y computadores personales.

Problemas económicos

Luego de que se diera a conocer la noticia, los investigados se refirieron al caso. Todos negaron que exista un cartel de coordinación para repartirse las licencias de casino a nivel nacional.

El 5 de agosto, tras un largo proceso, el Consejo Resolutivo de la Superintendencia de Casinos (SCJ) renovó 10 de los 12 permisos en concurso. En el caso de Talca y Antofagasta quedaron fuera, el primero por un recurso de reposición de Marina del Sol; el segundo por falta de competidor. En la licitación no entró ningún concesionario nuevo.

Con este telón de fondo, Dreams salió a desmentir la supuesta coordinación y rechazó “categóricamente” cualquier tipo de participación en un cartel. De hecho, explicó que “el menor interés mostrado por diferentes actores del mercado puede deberse al daño económico ocasionado tras permanecer 15 meses sin abrir producto de la pandemia”.

En un comunicado de prensa, la empresa ligada a la familia Fisher sostuvo que el proceso no generó “las condiciones necesarias” para atraer a más competidores. “Este año, a diferencia de lo que ocurrió en procesos anteriores, no participó ninguna de las grandes cadenas internacionales, ni siquiera aquellas que ya operan en Latinoamérica”.

Por su parte, Enjoy asegura que: “tiene la absoluta convicción de haber actuado siempre conforme a la normativa aplicable, incluida aquella relativa a libre competencia”.

La compañía expresó, a través de un comunicado de prensa, que “confía” en que una vez concluida la investigación de la Fiscalía se corroborará que “la conducta de la sociedad y de sus principales ejecutivos se han ajustado siempre a la ley y a los más altos estándares de ética empresarial”.

A primera hora de ayer jueves, la Asociación Chilena de Casinos de Juegos (ACCJ) también se manifestó al respecto: “enterada de la investigación, esta Asociación prestará toda su colaboración a las autoridades, a fin de esclarecer cualquier duda respecto de sus acciones”.

Históricamente la Fiscalía pone mucho énfasis en las dinámicas de relación dentro de las instancias gremiales, porque es un espacio de contacto estrecho entre competidores de una misma industria.

Consultada, la SCJ dijo que no le corresponde opinar sobre el proceso.