30 septiembre 2022
Uruguay
elobservador.com.uy
Gaming
Compartir

Cipriani quiere que licencias de juego online en casinos incluyan a las apuestas deportivas

(Uruguay).- “Lo más negativo es la ausencia de las apuestas deportivas, porque cercena la licencia de juego online como una totalidad. Es como si usted entrara a una estación de servicio y le brinden nafta, pero no querosén ni gasoil. Cuando uno entra, el servicio debe ser completo”, afirmó esta semana en el Parlamento el representante del grupo Cipriani, Pablo Monsuárez.

El proyecto de ley que faculta al Poder Ejecutivo a explotar directamente  el juego online en casinos y a autorizarlo en concesionarios que ya tienen licencias para juego presencial, tanto en el sistema mixto como en el privado, comenzó a tratarse en la Cámara de Diputados, tras aprobarse con algunos cambios respecto al original en el Senado.

Durante la sesión de la Comisión de Hacienda, Monsuárez valoró el proyecto como un “avance significativo” para el juego online y el juego en general. Además, remarcó que las licencias que se otorguen deben ser “full” y “contener sin dudas” a las apuestas deportivas, según dice la versión taquigráfica de la reunión realizada el miércoles 28 de setiembre.

“¿Por qué el Estado no puede explotar apuestas deportivas? ¿Por qué las apuestas deportivas deben quedar solamente en manos de un monopolio de hecho, como es la empresa privada Banca de Quinielas? No tengo nada personal contra la Banca de Quinielas, pero hay un monopolio de hecho y me limito a relevar una realidad, que es esa”, dijo.

El abogado insistió en la necesidad de una normativa que otorgue igualdad de condiciones para las empresas participantes. “Queremos igualdad de condiciones en libre competencia; no queremos nada extraordinario; no queremos ningún beneficio extra. Queremos igualdad”, apuntó.

El empresario italiano, Giuseppe Cipriani, lidera el proyecto de construcción de un hotel de lujo con casino privado en el predio del ex hotel San Rafael de Punta del Este, con una inversión piso de US$ 200 millones.

Según el abogado, las condiciones mínimas para desarrollar la actividad de casino en la actualidad son la conjunción de las dos licencias: la física y la online. “¿En qué compromete tener o no la opción online? En la supervivencia de los negocios, de los proyectos. Yo no creo que Uruguay desee que se instalen negocios que posteriormente fracasen o que dejen gente en la calle, despedida, que no le vaya bien al inversor o lo que fuere”, señaló.

El inversor italiano mantiene su decisión de avanzar en el proyecto que tiene como condición la remodelación del ex hotel San Rafael. El edificio será levantado nuevamente con sus cuatro plantas tipo, la buhardilla, el lobby y el entrepiso; contará con 80 habitaciones y 268 estacionamientos en subsuelo. Las torres tendrán 282 unidades habitacionales, y el proyecto modificativo propone construir 170.084 metros cuadrados, informó la intendencia de Maldonado a mediados de agosto.

En febrero de este año, Cipriani presentó como socio inversor  a Naguib Sawiris, un empresario multimillonario de nacionalidad egipcia fuertemente vinculado al rubro de la construcción, el turismo  y las telecomunicaciones  que está al frente del holding Weather Investment.

Ante, en diciembre de 2021 el grupo firmó en el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) el contrato de concesión para la explotación de un casino privado por 20 años, que está condicionada a la construcción de un hotel de lujo.