14 febrero 2020
Argentina
iproup
Juegos Online
Compartir

Apuestas online, robótica y criptomonedas: así son las startups argentinas que buscan conquistar el mundo

(Argentina).- Más allá de cualquier contexto, a pesar y gracias al mismo, las startups argentinas han encontrado la oportunidad de proyectarse al resto del país y abrirse paso en mercados del exterior. Distintas iniciativas, a veces del mundo privado, otras veces desde el Estado, han potenciado, de una u otra manera, el ecosistema donde todos estos emprendimientos toman forma y buscan financiamiento.

Un caso paradigmático es el de Surhive, una empresa argentina que, con asiento en Rosario, desde hace quince años es la proveedora exclusiva del software, mantenimiento y actualización de los programas de grandes compañías europeas de apuestas deportivas online. La empresa reúne a un equipo de 36 personas situadas mediante el sistema de homeoffice también en Santa Fe, Buenas Aires, La Plata, Punta del Este, Colombia y Berlín. 

Surhive ha crecido estrictamente como una empresa orientada a la exportación, pero ahora aspira a desarrollarse en Argentina, donde los sistemas de apuestas deportivas on line están iniciando un proceso de legalización. Ponen el foco en desarrollarse en Colombia, el único país latinoamericano donde las apuestas deportivas online están plenamente legalizadas y a penetrar en el mercado norteamericano, donde en 2017 también se inició un proceso de normalización, según una nota de Americaeconomia. 

Sunchales, localidad santafesina y capital argentina del cooperativismo, es también el epicentro de un ecosistema emprendedor high-tech con proyección mundial. El Centro de Innovación Tecnológica, Empresarial y Social (Cites) es parte del Grupo Sancor y una de las tres aceleradoras científicas seleccionadas por la Secretaría de Emprendedores y PyMEs. 

Entre las firmas incubadas por Cites hay cuatro que se destacan y todas tienen asiento en Sunchales. Phylumtech es una firma que se dedica al descubrimiento de drogas para nuevas patologías pero lo hace mediante un mix de biología y robótica. Entre otras cosas, desarrolló un laboratorio en la nube para democratizar el acceso al descubrimiento de compuestos activos basado en el uso de pequeños gusanos. Así reduce costos y abrevia los tiempos de experimentación, factura cerca de un millón de dólares por año y exporta a los EEUU, Alemania, Bélgica, China y Japón entre otros.

Otra es ViewMind, que desarrolló un sistema de  detección temprana de enfermedades neurodegenerativas. Está por lanzar un ensayo en 300 pacientes en Boston de la mano de una empresa multinacional. Por su parte Eolo Pharma, con licencia de Instituto Pasteur de Montevideo, está encarando una ronda de inversión Serie A con inversores internacionales.