29 abril 2019
Puerto Rico
elnuevodia.com
Legislacion
Compartir

Sin consenso en la Cámara de Representantes de Puerto Rico por la legalización de las apuestas deportivas por internet

(Puerto Rico).- El análisis del Proyecto de la Cámara 2038, que amplía las alternativas de juego con apuestas, comenzó ayer con tropiezos dentro de la propia delegación de la mayoría penepé.

Desde el momento en que el gobernador Ricardo Rosselló Nevares y el representante Néstor Alonso anunciaron la medida en La Fortaleza, el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, dejó claro que se opone al preocuparle la proliferación de juegos en la isla.

Se unieron a esa postura ayer los novoprogresistas Luis “Junior” Pérez, José Aponte Hernández y María Milagros Charbonier.

Pérez dijo que tenía que analizar la medida, pero aclaró que no está de acuerdo en crear “más juegos”.

“Soy de la cultura del trabajo y necesito un país que se motive a trabajar… Personalmente, no estoy de acuerdo en acostumbrar al puertorriqueño a depender su ingreso del juego”, sostuvo Pérez.

El Nuevo Día supo que los representantes de mayoría Wilson Román, Jacqueline Rodríguez, Maricarmen Mas y Ángel Bulerín tampoco favorecen el proyecto, que, según varios estudios citados en la medida, podría generar entre $29 millones y $44 millones anuales.

Por parte de la delegación popular, el representante Ángel Matos García expresó también oposición a la medida porque busca “atender mucho, en poco espacio”.

“Damos la bienvenida a las apuestas deportivas en los casinos, cosas que ocurren en Estados Unidos desde 1958, pero incluyen que se pueda jugar en el hipódromo y sus 500 agencias, en las galleras, en hoteles, paradores y restaurantes. El universo de jugadores en Puerto Rico está bastante saturado”, expresó Matos Gracía.

Entretanto, el penepé Eddie Charbonier indicó que se expresará cuando lea la medida, y José “Quiquito” Meléndez sostuvo que hay circunstancias que pueden “obligar” a favorecer la medida, al aludir a posibles nuevos ingresos al fisco.

El dinero generado, que incluiría un impuesto de 6% para apuestas en eventos deportivos y de 11.5% en apuestas por internet, se dividiría en un fondo de pensiones de empleados públicos, la Policía, pagos de los Municipios del Plan Vital, Departamento de Recreación y Deportes y la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción.

El proyecto aglutina bajo un nuevo ente, conocido como la Comisión de Apuestas, todos los juegos, incluyendo los propuestos, además de las máquinas en los casinos y las carreras de caballos.

Entre los que darían paso a la medida están los representantes de la minoríaJesús Manuel Ortiz, quien manifestó que “de entrada” favorece el proyecto, al igual que José “Conny” Varela.

“La situación fiscal requiere inversión, creación de empleos y que auscultemos nuevas opciones con industrias emergentes”, dijo Ortiz, al plantear que no necesariamente se afectarán los juegos existentes en la medida en que apele a jugadores distintos.

El legislador Ramón Luis Cruz Burgos dijo que analiza la medida y varios estudios sobre el asunto, pero “me inclino a favor”. Mientras, el portavoz popular, Rafael “Tatito” Hernández, dijo que para ser “consistente”, respalda nuevas modalidades de juegos de azar, “pero en lugares específicos”.