29 noviembre 2021
España
abc.es
Legislacion
Compartir

Distancia de 300 metros entre locales de juego y fachadas neutras en un nuevo decreto de Madrid

(Madrid).- Los locales de juego y apuestas de Madrid deberán guardar una distancia mínima de 300 metros entre ellos, para evitar la excesiva aglomeración.

Es una de las novedades del decreto de planificación de estos establecimientos, que incluye también la delimitación de zonas de alta concentración con limitaciones para abrir nuevos locales, y la obligación de las ‘fachadas neutras’ en las salas que estén cerca de colegios. El Gobierno de Madrid quiere garantizar «un juego seguro y responsable, donde los menores y los prohibidos no puedan acceder», y con una actividad inspectora que garantice el cumplimiento de las normas que se aprueben.

En el nuevo decreto se mantiene la obligación de que haya una distancia mínima de 100 metros entre una sala de juego o local de apuestas y cualquier centro educativo. No obstante, los responsables madrileños de la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior, que dirige Enrique López, consideran mucho más eficaz el control físico de entrada en los propios establecimientos. Estos, situados en la puerta del local, ya funcionan hace tiempo en Madrid –«fuimos pioneros»–, y se van a mantener porque se han demostrado mucho más útiles a la hora de evitar la entrada de menores o de personas autoexcluidas en estos establecimientos.

Un censo cambiante

Cientos de salas de juego, apuestas, bingos y casinos –698, según los últimos datos– se reparten por la geografía regional. La nueva normativa que regula su funcionamiento se publica desde hoy en el Portal de Transparencia para empezar su trámite público. Afectará a un número de locales que está en torno a los 140 dedicados a apuestas, 522 salones de juego con córner de apuestas, unos 33 bingos y cuatro casinos, aunque las propias autoridades ponen en cuarentena unas cifras que, creen, cambian tras el periodo de pandemia.

Por un lado, se mantiene la obligación de alejarse al menos 100 metros de los centros escolares –sólo en la capital, habría unos 61 locales de apuestas en estas circunstancias, según denuncia de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos)–. Pero además, en las zonas consideradas de especial protección,hay medidas complementarias de control como la obligación de que haya fachadas neutras –con la publicidad limitada–. Los locales ubicados en estas áreas deberán adaptar su aspecto externo a esta nueva obligación normativa.

Alta concentración

Otra novedad de la norma, explica a ABC Luis Miguel Torres, director general de Seguridad, Protección Civil y Formación, es la obligación de mantener 300 metros mínimos de distancia entre los salones de juego o de apuestas, para evitar una excesiva densidad en determinados barrios. El decreto introduce las zonas de alta concentración, en las que no se permitirán nuevas aperturas de locales si se supera el índice de concentración, que es de 1,17 locales por 10.000 habitantes en la capital, y 10 locales en localidades de más de 100.000 habitantes.

Al nuevo decreto se le unirá pronto la reforma de la Ley del Juego, que introduce un agravamiento del régimen sancionador para los casos en que se detecten menores dentro de los establecimientos. La multa, en este caso, pasa de ser ‘grave’ a ‘muy grave’, y supondrá hasta 600.000 euros, y la posibilidad del cierre del local si hay reincidencia –dos sanciones muy graves en firme–, además de no renovar la autorización si la reincidencia se da dentro de un plazo de 5 años.

El Gobierno regional va a incrementar las campañas de inspección, para asegurarse el cumplimiento de las normas. En este sentido, se giran entre 18.000 y 20.000 inspecciones al año. En 2020, hubo 168 expedientes iniciados y 252 finalizados. Y hasta el 30 de septiembre de 2021, los expedientes sancionadores iniciados han sido 186 y los terminados, 161. «Es un sector hiperregulado», aseguran en la Consejería de Presidencia y Justicia.

No obstante, advierten que otro problema que se presenta es el del juego online, cuya regulación es competencia del Estado. «Y de poco sirven los 300 metros de distancia entre locales si se puede ir apostando desde el móvil». Además, recuerda, «las tecnologías son más amigables para los jóvenes».

El Gobierno regional quiere acertar en la regulación de este sector para ganar eficacia en la protección de menores y personas autoexcluidas de los locales, pero también tiene en cuenta lo que supone para la economía regional: 150 millones de euros anuales en recaudación directa, y entre 10.000 y 15.000 puestos de trabajo directos e indirectos.

En lo que toca a la publicidad, de nuevo la competencia sobre la que aparece en los medios es de la Administración central. No obstante, en la televisión autonómica madrileña, Telemadrid, «hace tiempo que no hay publicidad del juego», recuerdan. Sí se regulan a nivel regional las promociones en las salas, de manera específica para cada subsector porque «no es igual un bingo que un casino o un local de apuestas», matizan.

Moratoria hasta mayo

Desde noviembre de 2019, cuando comenzó a trabajarse en la modificación de la Ley de Juego, se puso en marcha una moratoria para nuevas licencias, que luego se amplió y seguirá en vigor hasta el 15 de mayo de 2022. Además, hay otro plazo abierto: el que permite a los establecimientos que ya están funcionando tomarse hasta 2029 para adaptar sus locales a los últimos requisitos.

Desde la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior recuerdan también la necesidad de que el Gobierno central regule el conjunto de las Loterías del Estado. Aportan un dato que mueve a la reflexión: «El ticket medio en una casa de apuestas es de 6 euros; el de loterías y bonolotos es de 18 euros».