7 diciembre 2020
España
latribunadetoledo.es
Loteria
Compartir

La venta de lotería cae un 25% por el Covid en Toledo

(Toledo).- La falta de movilidad o el cierre de la hostelería han afectado especialmente a la venta de lotería para el Sorteo Extraordinario de Navidad. También cae el número de participaciones. En la provincia, se estima un gasto de 59,7 euros por habitante.

Las ventas de lotería de Navidad mejoran ligeramente respecto a los últimos meses pero continúan por debajo de las de 2019, afectadas por las restricciones de movilidad de la pandemia, el cierre de la hostelería y la crisis económica, y se sitúan en un 25 % menos del año anterior. Lógicamente, el descenso no es el mismo para todas las administraciones, pero sí coinciden en que el sector se ha visto muy afectado. «Afecta a todo, nosotros no íbamos a ser una excepción», explican. También lo confirman desde SELAE, (Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado), donde indican que como el resto de las actividades comerciales en España, la venta se está «resintiendo negativamente».

Como punto favorable, aseguran notar la mejoría en las últimas semanas previas al Sorteo Extraordinario de Navidad, el mayor sorteo del año y el que les reporta los mayores beneficios cada ejercicio, cerca del 50 % de las ventas anuales. Las estimaciones para este año hablan de un gasto de 59,7 euros por habitante en la provincia de Toledo.

La situación para las administraciones de lotería es muy diferente a la del año pasado. En los últimos meses, la limitación de movilidad con el estado de alarma, la limitación territorial entre ciudades o comunidades, el cierre del comercio y la hostelería, importantes clientes del sector, ha supuesto un «golpe» difícil de recuperar. Todo ello, tras una «muy mala» campaña de verano en que no se produjeron los niveles de reservas y venta habituales.

Esto ha reducido los canales habituales y con ello, las ventas, ya sean en décimos o en participaciones. Esta última forma de venta, con participaciones o papeletas de asociaciones, clubes, AMPAs o empresas, ha descendido alrededor de un 40 por ciento, eliminando este año cualquier tipo de venta, comprando una  menor cantidad o, eligiendo un número en administración y optando por el décimo. Este sistema lleva a dos soluciones completamente opuestas: incrementar la venta ya que en lugar de comprar una participación de cinco euros, finalmente se adquiere el décimo de 20 euros o, por el contrario, desistir de jugarlo para el 22 de diciembre.

Así lo explica Jesús de la Flor, gerente de la Administración de Lotería número 3, en la calle San Francisco. En su establecimiento confían en que el descenso en la compra de lotería no sea tan exagerado como auguran ahora las cifras, y confirman el incremento de venta directa en ventanilla, además de los números solicitados de forma online, que «compensa» el descenso en participaciones.

Sí que reconoce el descenso de  lotería dirigido a bares y restaurantes, ante las restricciones de vida social y los límites horarios impuestos por la realidad sanitaria.

En su caso, no ha notado mucha diferencia en el resto de canales de venta, entre ellos asociaciones o empresas, que de una u otra forma han decidido seguir jugando los números habituales de cada año.

También han seguido con un buen nivel de participaciones en La Talaverana de la Suerte, administración número 5. Los clientes llegaban sin saber qué hacer este año pero finalmente, la mayoría, lo hicieron «y se está moviendo bastante», indica Carolina Rivera, su gerente. En este local de la avenida de Pío XII subrayan la «ilusión y esperanza» que dará este Sorteo de Navidad después del «año atípico y malo que estamos viviendo».

En la administración de Autobuses, la número 3, su gerente, Carmen Ousset, destaca el descenso generalizado por el menor número de viajeros en la Estación de Autobuses o el cierre del hotel ubicado en el mismo complejo, lo que ha limitado mucho el movimiento del entorno. Del mismo modo, asegura que «se ha notado mucho» la ausencia de madrileños que normalmente compran mucha lotería en la zona.

«Es un año atípico para todo, también para nosotros», aunque también reconoce un incremento de venta por ventanilla. «Estamos a tope», indica, aunque este subidón de los últimos días «no podrá recuperar lo perdido en prácticamente todo el año», que ella cifra entre el 30 y el 40 por ciento.

Carmen Ousset también destaca la falta de gente mayor, un colectivo aficionado tradicionalmente a la lotería, que ante las circunstancias sanitarias, se queda en casa. En esta administración no tienen venta por internet pero sí atienden pedidos telefónicos o por correo electrónico.

En la administración de La Portiña o número 9, también están  notando este descenso generalizado en la venta de lotería navideña. Su administrador, Rafael Ousset, destaca el empujón que muchos clientes le están dando en estas últimas semanas, ante la cercanía del sorteo que da por iniciado el periodo navideño; no obstante, «ya no da tiempo a recuperar todo el tiempo perdido».