22 mayo 2020
Colombia
Nota de Prensa
Otros
Compartir

Juegos de azar obtienen excelentes calificaciones en prevención de lavado de activos

(Bogotá).- Los juegos de suerte y azar acaban de ser catalogados como uno de los sectores menos vulnerables a los delitos de lavado de activos y de financiación del terrorismo. Así lo determinaron los resultados de la Evaluación Nacional del Riesgo 2019, desarrollada por la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF), en los que este sector se ubicó en niveles de riesgo bajo.

Esta evaluación se hace cada tres años a todos los sectores de la economía y se desarrolla de acuerdo con estándares y recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional, Gafi, organismo intergubernamental que elabora y promueve medidas para combatir el blanqueo de capitales.

En la evaluación de ‘amenazas’, los juegos recibieron una calificación de 1,0, es decir, un rango de riesgo bajo (de 0,0 a 1,0 es amenaza baja y 5,0 es alta). En cuanto a las ‘vulnerabilidades’, obtuvieron a 0,5 que es un riesgo medio (0,0 es el puntaje más bajo y 1,0 es el riesgo más alto), mientras que los controles aplicados por las empresas del sector tuvieron un puntaje de 0,7, calificación alta según las escalas internacionales (0,0 es bajo control y 1,0 es alto control). Estas calificaciones, además de mostrar los avances que se han hecho en estas materias, convierten al sector en un referente del compromiso con la prevención y control del lavado de activos.

“El sector de apuestas permanentes(chance) ha hecho un esfuerzo muy importante en la implementación y consolidación de sistemas de prevención de lavado de activos y financiación del terrorismo (Laft) y en la Evaluación Nacional del Riesgo encontramos los resultados de estas acciones”, dice Juan Carlos Restrepo, presidente de Asojuegos, gremio que agrupa a las principales empresas del sector. Al mirar evaluaciones pasadas, se concluye que los esfuerzos han dado sus frutos: en 2016, se obtuvo una calificación que ubicaba al sector en un riesgo de amenaza medio y ahora se pasó a riesgo de amenaza bajo.

Si bien Restrepo destaca que en cada evaluación los resultados son mejores y le dan más reputación al sector, también reconoce que esta es una “lucha que nunca acaba”. Por esto, las acciones que las empresas y Asojuegos desarrollan tienen que continuar: auditorías; capacitación permanente para oficiales de cumplimiento (personas responsables dentro de las empresas de vigilar la adecuada implementación y funcionamiento del sistema Laft) y para los equipos de riesgos;  participación y organización de eventos nacionales e internacionales; trabajo coordinado con entes de regulación y control; compromiso de la alta dirección empresarial y gremial, y fortalecimiento del Comité de Oficiales de Cumplimiento del sector.

Vale la pena resaltar que el resultado de esta evaluación es el insumo principal para la construcción de la actualización del documento CONPES, que, de acuerdo con el cronograma establecido, será entregado en julio próximo.