25 noviembre 2021
Argentina
Diariocritico.com
Otros
Compartir

Las legislaciones sobre el juego y cómo podrían cambiar el entretenimiento argentino

(Argentina).- La industria del juego ha mostrado un crecimiento nunca visto durante las últimas décadas en todo el mundo, pero es desde hace algunos años que hemos constatado la forma en que América Latina se ha unido a esta tendencia. Argentina no ha estado exenta de este escenario y es perfectamente entendible: la globalización, los avances tecnológicos y el auge de Internet han propiciado que la industria evolucione, gracias ala aparición de las apuestas y los casinos en línea, lo que abre un mundo de posibilidades para usuarios y apostadores. Sin embargo, trae consigo un vacío que las leyes y regulaciones de la región no habían sido capaces de llenar. Hasta ahora.

En 2020 quedó demostrado el potencial económico que tiene el mundo digital para empresas de todas las industrias, especialmente al hablar del juego y del sector del entretenimiento en Argentina que, a diferencia de otros países de la región, no cuenta con leyes centralizadas para el juego y las apuestas, sino que se maneja en un modelo federal en el que cada una de las veintitrés provincias tienen normativas y órganos reguladores independientes.

Si bien hasta hace un par de años no existía libertad legal para disfrutar de los juegos de casino en línea, según las palabras del experto en iGaming Mike Lorente de CasinoTopsOnline: "Los gobiernos regionales notaron el impacto que las apuestas y juegos de azar en línea tienen a nivel económico no solo para los usuarios y operadores, sino también para el financiamiento público y para los diferentes sectores económicos del país".

Argentina, la segunda nación más poblada de Latinoamérica, destaca tanto por su tradición futbolística y del deporte en general como por los juegos de azar y apuestas deportivas en línea, por lo que los beneficios de la legalización del juego, al menos en algunas provincias, eran evidentes. Fue entonces cuando las autoridades de Buenos Aires empezaron a emitir licencias para que los casinos en línea pudieran operar legalmente a cambio del 25% de la facturación, de modo que los apostadores argentinos tuvieran opciones legales y seguras para apostar con pesos argentinos, pero esto va mucho más allá de la industria.

Una nueva era para el entretenimiento argentino

Teniendo en cuenta la pasión deportiva de los argentinos y su gusto por las apuestas, no es sorpresa que la regularización de las casas de apuesta y los casinos en línea sea el ingrediente para una combinación perfecta. Tal y como hemos visto en países con cultura y pasión deportiva similar a la de los argentinos, como España, México y Colombia que, tras legalizar el juego y pasar por una transición similar, pudieron capitalizar el crecimiento del sector para otras industrias.

El ejemplo más claro de esto lo vemos en el ámbito deportivo, especialmente si nos enfocamos en el fútbol. En cada uno de los países que nombramos vemos cómo las licencias, los permisos y las regulaciones permitieron a las empresas operadoras patrocinar equipos deportivos y participar en diferentes actividades que estimulan el crecimiento de otros sectores; lo que puede ser especialmente valioso si hablamos de patrocinios a ligas nacionales y equipos locales que, al fin y al cabo, son los que más se beneficiarían de esta entrada extra.

Aunque Internet ha sido fundamental para este avance, las implicaciones de la legalización del juego van mucho más allá del aspecto digital, especialmente si nos referimos al entretenimiento. Con la legalización del juego se generaría un flujo económico que beneficiaría a locales, clubes y diferentes establecimientos físicos que forman parte de la industria del entretenimiento en Argentina. Además, no podemos ignorar el movimiento y el crecimiento económico que esto implicaría para los más de 120 estudios argentinos que se dedican al desarrollo de juegos en línea que, tan solo en 2019, registraron beneficios de más de 76 millones de dólares.

El futuro del juego en Argentina

En octubre de 2020, el Congreso Nacional aumentó el impuesto a las apuestas en línea del 2% al 5%, con lo que estima recaudar unos 500 mil millones de dólares anuales. Aunque la legislación Argentina aún debe ponerse a la par de la industria, el país es uno de los mejores ejemplos de la región en lo que se refiere a calidad de oferta y avances en legislaciones, gracias al dinamismo de la oferta y al potencial económico de la industria en el país.

¡Y esto parece ser solo el principio! Todo apunta a que veremos un crecimiento de más del 70% en la región para el próximo año, lo que puede ser una oportunidad enorme para los países que legislen en función de aprovechar todos los beneficios y el potencial económico que la legalización del juego puede ofrecer.