10 mayo 2022
Puerto Rico
noticel.com
Slots
Compartir

Operadores de tragamonedas alertan operadores externos desplazarán a los locales

(Puerto Rico).- Los representantes de un sector de operadores de máquinas de entretenimiento para adultos, o tragamonedas, rechazaron la imputación del saliente Director de la Comisión de Juegos de que las mismas se usan para lavar dinero y alertaron que ese ente regulatorio está dando licencias con la intención de beneficiar a compañías operadoras de fuera de la isla y estrangular económicamente a los operadores locales.

La Unión de Operadores de Máquinas en Ruta (UNOMAR) reaccionó así a una entrevista con este diario digital en la que Orlando Rivera Carrión adelantó que dejaba el cargo porque los operadores de máquinas lo habían destruido mediante ataques por distintos frentes y que el esfuerzo de legalización que encabezó se dirigía a eliminar el lavado de dinero que se lleva a cabo con las máquinas.

Las expresiones del funcionario, quien deja el cargo el 15 de mayo, están respaldadas por una determinación del Departamento de Hacienda que los propios operadores reconocen que existe y que no les permite obtener créditos y hacer otros trámites bancarios con el dinero que ingresan a través de las máquinas, porque la entidad fiscal entiende pueden ser producto de actividad ilegal. Se trata de una determinación similar a la que enfrentan los dispensarios de cannabis medicinal, que conducen su negocio en efectivo porque no tienen acceso al sistema bancario formal todavía.

"Rechazamos y desmentimos completamente las expresiones irresponsables que este señor hizo sobre el lavado de dinero", apuntó Oscar Morales Feliciano, operador desde hace 27 años. "Yo quisiera que recapacitara porque no puede generalizar que los operadores de máquina somos de esa manera. Nosotros en UNOMAR lo que hemos hecho es reaccionar a las injusticias, quien lo destruyo a él fue él mismo", añadió.

Los operadores agrupados bajo UNOMAR mantienen una demanda sometida en agosto pasado que imputa irregularidades en el proceso que siguió Rivera Carrión para emitir las nuevas licencias que permite la ley y que tienen número limitado por lo que, de entrada, no hay suficientes para cubrir todas las máquinas actuales. Las irregularidades incluyen venta de influencias y darle licencia a entidades y operadores nuevos cuando la directriz de la ley es que los operadores que ya existían tenían prioridad.