19 febrero 2019
España
heraldo.es
Sportsbook
Compartir

Las apuestas deportivas bajan por primera vez en seis años en Aragón

(Aragón).- La directora general de Justicia e Interior, María Ángeles Júlvez, advierte en las Cortes de Aragón de que el auténtico problema entre los jóvenes es el juego y las apuestas ‘on line’

El año año pasado en Aragón se jugó a las apuestas en locales presenciales 62.087.592 euros, una cantidad ligeramente inferior a la que se gastó en 2017, 62.736.467 euros. Aunque la diferencia es muy poca, puede ser un signo de que el auge de estas apuestas en los locales de juego, en prácticamente todos existen terminales que permiten apostar, empieza a tocar techo. Es la primera vez en los últimos seis años en que se produce un descenso en este tipo de modalidad, especialmente atractiva para los jóvenes, que suelen combinarla con otras ‘on line’. En 2013 se gastaron 27.057.554 euros y desde entonces esta cifra no ha dejado hasta ahora de crecer.

Este es uno de los datos que la directora general de Justicia e Interior, María Ángeles Júlvez, ha destacado en su comparecencia ante la Comisión Institucional y de Desarrollo Estatutario a petición de Podemos. Júlvez ha alertado de que el verdadero problema del juego entre los menores y adolescentes no es el presencial, sino las apuestas ‘online’ que les permite hacerlo desde el “anonimato”. Asimismo ha alertado de que esta adicción puede comenzar con juegos tan populares como Fortnite que cuenta “con doscientos millones de usuarios desde los nueve años”.

En cuanto a otras cifras del informe del año pasado, que todavía no es público, la directora ha repasado que entre 2017 y 2018 no creció el número de bingos (14), ni de casinos (1) y que los salones de juego han pasado de 114 a 118, con la apertura de cuatro en poblaciones fuera de la capital aragonesa. También ha repasado datos de la encuesta Estudes, que cifra en un 6,4% los menores que han jugado dinero en internet en el último año y en un 13,6% los que lo han hecho fuera de la red, en establecimientos abiertos al público.

El diputado de Podemos Carlos Gamarra, que requirió la comparecencia de Júlvez, ha sido uno de los más críticos y ha asegurado que el Ejecutivo autonómico en estos cuatro años “no ha hecho nada” sobre este tema y se ha dedicado a “tirar balones fuera”. Ha reclamado que de una vez por todas se regule sobre la distancia de los locales de juego a los centros educativos. “No hay distancia mínima entre locales de juego, apuestas y bingos. ¿Le parece lógico? A mí no. No tiene ningún sentido la restricción en compartimentos estancos”, ha afirmado. “A nivel social estamos viendo solo la punta del icebert”, ha asegurado.

Desde el PP, Fernando González ha lamentado que no se haya hecho caso a distintas iniciativas aprobadas por unanimidad de todos los grupos en cuanto a limitar al máximo posible la publicidad y el patrocinio de apuestas deportivas, regular la distancia entre estos negocios y los colegios e institutos y cumplir la Ley del Deporte aprobada recientemente. “¿Se conforma con lo que han hecho? Creo que podrían haber ido mucho más allá?”, ha inquirido.

El portavoz del PSOE, Darrío Villagrasa, ha reconocido que una de las “aristas” que puede haber en este tema son lo 7.500 millones que recaudan las arcas públicas del juego y que el verdadero problema es el juego ‘online’. 

Desde el PAR, María Herrero ha expresado que “es un tema que preocupa a todos pero no tenemos las mismas ideas sobre la solución” y que “no es un problema tan diferente al tabaco, el alcohol o las drogas blandas”.

En esta misma línea, Ramiro Domínguez (Cs) ha lamentado que las apuestas deportivas “han conseguido dignificar estos locales, cuando hace 20 años la gerente miraba a los lados antes de entrar”.“El ser humano es competitivo o vicioso por naturaleza”, ha señalado, una frase que ha levantado alguna que otra sonrisa entre los asistentes.

Por parte del Grupo Mixto, Carmen Martínez (CHA), ha insistido en que el juego ‘online’ entre los menores puede convertirse en la puerta de entrada a problemas más graves como la ludopatía.